AIDA SUR



Es emprendimiento rural llevado adelante por Susana Aída de 63 años, especialista en mermeladas y licores finos. Cuenta con un catálogo de más de 40 sabores.


La historia de Susana Aída, como la de gran parte de las mujeres rurales, está conformada por el compromiso con el trabajo en la producción familiar y la necesidad de generar un espacio propio desde donde poder desarrollarse.


Nacida en Las Brujas, Canelones, se crió en el campo, hija de padres dedicados a la fruticultura, desde muy pequeña ayudó en las labores de la quinta. A los 15 años se mudó a Los Cerrillos para trabajar junto a su madre en una provisión -su padre había fallecido cuando ella tenía 8 años-. El recuerdo de su madre emprendedora que le transmitió el valor del trabajo y la independencia, que fue producto de la necesidad de salir adelante pero también de un espíritu inquieto, son hoy, valores que Susana rememora con orgullo a la distancia.


Además de las tareas vinculadas a las labores de la granja, ya a comienzos de la década del 90, Susana producía mermeladas con las recetas tradicionales familiares, con la colaboración de su suegra y otros familiares. Poco a poco,con aquellas ventas iniciales, en las ferias vecinales, se fue comprando sus primeras ollas, quemadores, hornallas a gas y otros elementos que permitían ir mejorando los procesos de elaboración.


En el año 1998, con el ingreso a la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (A.M.R.U.) logró comenzar a consolidar la experiencia a través de la capacitación en el manejo de envasados y gestión de empresas, con un curso de formación para emprendimientos artesanales, llevado a cabo en Punta Espinillo a instancias del LATU.


De este modo, esta salida laboral permitía complementar los ingresos con las tareas de la chacra, al tiempo que le daba un mayor tiempo para el cuidado de sus hijos. Esta historia tiene que ver con el trabajo y empuje para salir adelante, producto de la necesidad y también con la capacidad para generar emprendimientos con un vínculo con lo tradicional. Además se suman las ganas de aprender y adaptarse a la nuevas ideas. Estos son los ejes fundamentales del trabajo de Susana.

Cabe destacar que Susana integra desde sus comienzos la red de Economía Solidaria, que le permitió viajar a Chile, así como también a Santa María en Brasil a encuentros regionales relacionados al Comercio Justo, programa para el incentivo del desarrollo de la producción familiar.


La Mesa Criolla del año 2001 será un mojón clave en la experiencia del colectivo de mujeres rurales del cual Susana forma parte desde sus orígenes. Ese año, el público de Montevideo pudo conocer a escala masiva, la producción y el talento de las emprendedoras rurales de todo el Uruguay. Susana menciona este momento como muy importante en el despegue de la demanda de sus productos.


El 2003 marca otro momento relevante, con el primer premio de presentación de stand en la Mesa Criolla del LATU, que Susana recuerda como el comienzo de una seguidilla de premios y reconocimientos a su labor. Hasta el momento los productos de Aída Sur han obtenido 12 merecidos premios que dan cuenta de su calidad, con el agregado además que Susana ha podido viajar a presentar sus productos en Italia gracias a la gestiones realizadas por Slowfood.


Sus mermeladas y licores finos se pueden encontrar en licorerías y locales de productos artesanales, tanto en Montevideo como en algunos puntos de venta del interior del país.


Fiel a su espíritu emprendedor, Susana sigue proyectándose en Aída Sur, con nuevas ideas y con la intención y el deseo de transmitir sus conocimientos y pasión por los sabores de estas tierras.

#slowbutburning

RECERCA© Guía de productores familiares y

procesadores artesanales del Uruguay - 2020